Tratamiento de acetato de ciproterona

Acetato de ciproterona

El acetato de ciproterona resulta un antiandrógeno que además tiene actividad progestágena y antigonadotrópica. En este caso, el acetato de ciproterona actúa como inhibidor de de la unión de andrógenos y el receptor de dihidrotestosterona con el cual se interrumpen los efectos del órgano diana.

Tratamiento de acetato de ciproterona

Tratamiento de acetato de ciproterona, para frenar caída del pelo

En la mujer presenta resultados favorables contra la alopecia andrógena, contra el acné y contra el hirsutismo, demostrando cambios significativos aumentando el número de pelos en anagen, disminuyendo los cabellos talógenos y los distróficos, ingiriendo dosis de 20mg por día entre los días 5 y 20 del ciclo menstrual femenino.

El acetato de ciproterona posee una acción feminizante muy acentuada, y se indica que su utilización no supere los 100mg por día y que su ingesta se registre entre el día 5 y 15 del ciclo menstrual, durante 21 días y respetando 7 días de descanso para minimizar cualquier efecto secundario posible durante la menstruación de la mujer, lo cual puede generar sangrado intermenstrual, osteoporosis y amenorrea.

En caso que la mujer esté embaraza, esto puede presentar un efecto sobre la diferenciación genital del feto masculino durante las semanas 8 y 14 del embarazo, con posibles malformaciones intersexuales de los genitales externos del feto, es por esto que es muy raro que alguien recomiende su ingesta en esta fase del embarazo.

En el caso de la mujer menopáusica ya no es necesario que ésta respete los 7 días de descanso y puede hacer ingesta del medicamento con acetato de ciproterona de manera ininterrumpida. En el caso de la mujer fértil, joven y premenopáusica puede inhibir la ovulación la cual establece una situación de infertilidad. Incluso puede mostrar variaciones en peso corporal, y puede observarse lasitud, agitación pasajera, depresión y disminución de la vitalidad.

El acetato de ciproterona puede combinarse con etinilestradiol generando una acción contraceptiva, y otra posible forma de tratamiento indica la ingesta de 300mg cuando comienza el ciclo en una única toma, pero no es la más recomendable ya que puede ser peor tolerada por el organismo. Como anteriormente indicábamos no se recomienda su ingesta durante el embarazo y tampoco durante la lactancia del pequeño.

Tampoco se recomienda su utilización en personas que padecen enfermedades hepáticas, antecedentes tromboembólicas, estados de depresión, anemia de células falciformes y en casos de diabetes grave. Los efectos secundarios a largo plazo se han visto en el 23% de los casos, donde se comparan resultados en personas que hicieron uso de tratamientos con acetato de ciproterona de hasta 17 años.

La mayoría de los casos adversos se demostraron ante la interrupción del tratamiento y de manera transitoria y moderada. En los resultados de tratamientos específicos se nota un leve descenso de la tolerancia a la glucosa y un leve incremento de los niveles de péptidos C y de la insulina. Solo en 2 pacientes se mostraron desviaciones en los niveles de prolactina en ayuna y en las concentraciones séricas de la prolactina. Dentro de los afectos adversos más comunes por la ingesta de acetato de ciproterona fue tensión mamaria, cefalea y disminución de la libido.